Saltar al contenido

Grabado Láser en Cristal

Hacer un grabado láser en el cristal no es igual de fácil que hacerlo en cartón o papel. Para ello es necesario utilizar un láser más potente y tener en cuenta las condiciones del material a grabar. Existen multitud de materiales fabricados en cristal que podemos encontrar en el hogar, como pueden ser:

  • Vidrio de contención
  • Vidrio moldeado
  • Vidrio prensado
  • Vidrio flotante
  • Vidrio laminado
  • Cristales
  • Espejos
  • Ventanas
  • Espejos
  • Vidrios cónicos y redondos
  • Vasos y copas
  • Botellas

En el momento del grabado el láser impacta en la superficie del cristal rompiéndolo o erosionando una fina capa, dándole un aspecto de vidrio congelado. Es importante destacar que existen diferentes tipos o compuestos del vidrio donde el grabado puede quedar diferente.

Dependiendo del tipo de cristal o vidrio que se vaya a grabar, será necesario utilizar una técnica de grabado u otra. Para poder realizar un grabado suave y optimo la configuración deberá ser:

  • Baja resolución: Podemos considerar baja resolución un grabado a 300 dpi o menos. Esto significa que los puntos de grabación quedarán más separados
  • Enmascarar el vidrio: consiste en ayudar a disipar la temperatura del vidrio en el proceso de grabación. Para ello se puede usar un trozo de papel de periódico mojado y extenderlo sobre la superficie. Hay que poner especial atención en no dejar ningún tipo de arruga. También está la opción de usar jabon de platos, colocando una fina capa del mismo sobre la superficie.
  • Gris 80%; Para dejar un grabado sueva es importante que el trazado a realizar no sea completamente negro, es mejor dejar un tono grisáceo usando negro al 80%.

Si el vidrio o cristal se rompe, es posible que el cristal tenga un mayor contenido en plomo. La solución es usar una potencia de grabado más baja.